Helado de pasas de corinto y galletas acompañado de nueces de macadamia garrapiñada

La primera cucharada siempre la deja deshacerse lentamente en su paladar. Como para dar tiempo a que sus sentidos tengan un buen despertar. La segunda es más golosa y siempre relame la cuchara con los ojos cerrados ostentosamente dejando salir su niño interior. Le gusta hacerlo descalza con los piernas apoyadas en su pecho. Sin prisas. En cada cucharada busca ese trozo, esa textura que rompa con la cremosidad del helado. Es su forma de regalarse un momento. Y le gusta hacerlo sola, en silencio.


La necesidad de silencio, de espacio para ella se agudiza con los años. La necesidad de regalarse pequeños momentos se accentua. 

Interiormente se dice que no hay nada de malo en ello, pero a veces se sorprende con una punzada de culpabilidad al descubrir que se olvida por momentos de su familia. 


Lilit se pregunta con frecuencia cuándo las cosas pequeñas de su vida de qué tanto presumía dejaron de ser humanas y se convirtieron en incorporas, en intangibles. 

Hubo un tiempo en qué adoraba compartir ese talento con quiénes le rodeaban. Ahora prefiere disfrutarlo para sí misma. 

Lo piensa mientras la cuchara toca el fondo del vaso cuando topa con el crujiente de la fruta garrapiñada. Mañana quizá lo comparta.


Helado de pasas con galletas y nueces de macadamia garrapiñada

El pecado de Lilit es en realidad un doble pecado: helado y garrapiñado casero.

Ingredientes para las nueces garrapiñadas: 30 g de agua, 100 g de azúcar blanco, 100 g de nueces de macadamia

Ingredientes para el helado: 250 ml de leche, 250 g de nata líquida, 125 g de azúcar en polvo, 4 yemas de huevos, 50 g de pasas de corinto (previamente maceradas en agua y un poco de azúcar), 4 galletas

Empecemos pues por el garrapiñado. Hace un tiempo ya publiqué unas almendras garrapiñadas con sésamo. La receta era un poco distinta y para hacerla no utilicé termómetro. La verdad es que tenerlo facilita mucho la tarea y en un momento consigues un garrapiñado casero delicioso. Por lo que desde aquí os animo a invertir en uno bueno. Yo tengo un par de baratos y no los utilizo porque la temperatura tarda mucho en subir y cuando te has dado cuenta ya te has pasado.

Dicho esto, mezclamos el azúcar con el agua en un cazo y lo ponemos al fuego medio hasta alcanzar 114º. En ese momento echamos las nueces de macadamia (o el fruto que más os guste) y mezclamos sin parar con una cuchara de palo. Vemos que empieza a ponerse blanco y poco a poco va creando como una arena. Ahí si vemos que va muy rápido podemos bajar un poco el fuego. Sin dejar de remover en ningun momento iremos viendo que la arena se empieza a convertir en caramelo. Seguimos mezclando hasta que los frutos están bien cubiertos. Extendemos sobre un papel de hornear con mucho cuidado (quema mucho!) dejando una separación entre ellos.


Y ahora el helado. Para ello dejaremos la cubeta de la heladera el día anterior en el congelador. Después calentamos en un cazo la leche. A parte batimos las yemas y el azúcar en un bol. Vertemos la leche hirviendo encima de esta mezcla, mezclamos y lo llevamos todo al fuego. No dejamos de mezclar con unas varillas. Una vez tenemos una textura de crema inglesa vertemos la nata, las galletas troceadas y las pasas. Mezclamos bien y lo dejamos en la nevera al menos 12 horas. Luego lo acabamos de preparar en la heladera.

Para servirlo, trituro las nueces y las pongo en el fondo del vaso.

Es uno de los mejores helados que hago. Está simplemente delicioso. Una vez lo probéis me escribís y me decís si preferís comerlo a solas conmo Lilit o compartirlo con los pequeños tesoros de vuestras vidas.


10 comentarios

  1. Es que amb un gelat tant bo s'oblida un del mon sencer... i no crec que una s'hagi de sentir culpable per oblidarse una estoneta
    de tots i de tot :)
    El gelat ha d'estar boníssim!!
    petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doncs sí noia, la veritat és que és un regal. I tens raó, no ens hem de sentir culpables. Som humans i necessitem espai per nosaltres. El que passa és que ens han educat d'una manera que ens fan sentir culpables per tots.

      Eliminar
  2. Ya sabéis a estas alturas que no soy fan fan de los helados...para eso le tengo a mi hermana que nació con uno debajo del brazo y es como una aspiradora en lo que respecta a ellos...pero ¡MUERO POR ESAS GARRAPIÑADAS!...madre mía....¡de nueces de macadamia!...¡ESTAS SON DE LUXE!
    Besos reina.
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues ya lo tienes el helado para tu sister y tu las garrapiñadas ;-) Tendré que plantearme hacer doble recetas. La verdad es que si tienes un termómetro y un buen brazo para mezclar son tan fáciles y que vicio de buenas..puedes coger el fruto que más te guste, de cacahuete son deliciosas también. Pruebalo! A veces nos complicamos haciendo postres o platos super complicado cuando algo tan simple como esto es mejor. Un beso preciosa

      Eliminar
  3. Nunca he probadoun helado de pasas, quién pudiera tomarlo!!!! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no puedes? Pues dime que puedes e intento hacerlo! Un beso

      Eliminar
  4. Quina combinació més bona Sònia! Fa venir salivera!! hehehe A més t'ha quedat de luxe, quina textura :P

    Petonets bonica :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estava de por Cris, t'ho juro. Molt i molt bó, t'animo a fer-lo. Un petonet

      Eliminar
  5. Qué rico! Me vuelven loca las almendras garrapiñadas, yo tampoco compartiría semejante delicia.
    Las fotos son preciosas!
    Un beso y disfruta del veranito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. umm, que vicio las garrapiñadas Noemí. Que conste que al final compartí, despues de probarlo yo claro ;-) Gracias por tu comentario. Últimamente me peleo un poco con las fotos, o más bien con el tiempo para hacerlas. Un beso enorme y felices vacaciones a tí también!

      Eliminar