Trio de chocolates


"Es la historia de mi vida 
Una huida hacia delante "


Mientras me dirigía a la oficina la voz de Amaral se infiltraba en mi cabeza. No sé si os ocurre pero depende del momento me identifico con las canciones. Es más incluso adapto la letra a mi mood. Yo siempre me identifiqué con esta canción: Alerta. No tanto por mí, sino más por mi hijo, un príncipe al que las joyas de su corona no le sirven. 


Bueno las de él y las de muchos críos que no entran en el promedio que pide nuestro sistema educativo, ya sea por arriba o por abajo. En la escuela hay que ser A, si eres B o C lo tienes claro. El concepto de diversidad no se entiende como diversidad de inteligencias o de modos de sentir. Y en el camino muchos se quedan, a pesar de llevar un traje brillante y dorado que a su pesar acaba como el cuento del traje invisible del rey.


Yo también tengo un poco la sensación de huida constante. De alerta. De correr para adaptarme. De correr hacia la felicidad, de querer llegar a todo y de no poder. Y esto me genera un stress considerable porque por mucho que quiera mi capa ya hace tiempo que se agujereó.

Imagino que todos vamos un poco en la misma dirección y que es el mal de nuestros días. Un mal consciente pero que cuesta de combatir.


El caso es que ando justa de tiempo y voy publicando a medida que hago. Au fur et à mesure que dicen los franceses. Y esta receta no tenía la intención de publicarla ya que es un poco complicada y no estoy muy satisfecha con  las fotos. Esta es otra, me compro una buena cámara después de años de desearla y no la sé utilizar. Creo que vais a necesitar un poco de paciencia hasta que le pille el truco al bicho. 

El caso que estos vasitos con tres tipos diferente de mousse es de lo mejor que he probado en mucho tiempo y pueden llegar a hacerte la ola en la mesa con baile de la macarena incluido. O provocar una escena a lo "cuando Sally encontró Harry".

¿Preparados?


Trio de chocolates
Esta receta es de Hofmann, y sin duda es una de las mejores. Para hacerla tendremos que empezar preparando una crema inglesa muy fácil que mezclaremos después con cada uno de los distintos chocolates. Para ello necesitamos un termómetro de cocina.

Ingredientes para la crema inglesa:

370 g de nata
4 yemas
70 g de azúcar blanco
1/2 vaina de vainilla

En un bol batimos las yemas. Y en un cazo hervimos la nata con el azúcar y la vainilla que habremos abierto a lo vertical para rascarle las semillas con la ayuda de la punta de una cuchara o cuchillo. Cuando la nata hierve, la volcamos encima de las yemas de golpe y mezclamos con las varillas. Enfriamos la crema en la nevera hasta que llegue a 26º. Esto es para ayudar a su pasteurización.

Ingredientes para la mousse de chocolate blanco

150 g de crema inglesa
60 g de cobertura blanca
1 hoja de gelatina (2g) que dejaremos en remojo en agua bien fría
150 g de nata semi-montada

Ingredientes para la mousse de chocolate con leche

150 g de crema inglesa
60 g de cobertura con leche
1 hoja de gelatina (2g) que dejaremos en remojo en agua bien fría
150 g de nata semi-montada

Mousse de chocolate negro

150 g de crema inglesa
60 g de cobertura negra al 70%
1 hoja de gelatina (2 g) que dejaremos en remojo en agua bien fría
150 g de nata semi-montada

Más que complicada, es una receta que pide un poco de organización. Pero la cocina exige organización. El principio es preparar tres tipos distintos de mousses para intercalar en los vasitos. Nos ayudará tener ya pesados y separados los distintos ingredientes y aseguranos de tener todo listo.

Como veis cada mousse lleva una porción de la crema inglesa y también de nata montada. O sea que lo siguiente que haremos tras tener la crema fría es montar la nata. Un total de 450 g. La tenemos que montar hasta que se marquen las varillas de la batidora. Reservamos.

Ahora pondremos las tres porciones de gelatina en agua y divideremos la crema y la nata en tres partes de 150 g. Una para cada mousse. Las pondremos en boles separados. Reservamos.

Vamos a empezar por la mousse de chocolate blanco. Fundiremos el chocolate a 28º y la mezclamos con la crema (150 g). La temperatura del chocolate es importante. Para asegurarnos lo fundimos al microondas a pequeños tiempos hasta que se funda sin pasarnos de la temperatura. Así lo controlamos mejor. Aparte escurrimos una de las hojas de gelatina y la fundimos también al microondas. Añadimos la gelatina a la mezcla de crema. Para finalizar añadimos la nata (150 g) con una espátula mezclando de forma envolvente. Reservamos. Ya tenemos nuestra primera mousse.

Seguimos con la mousse de chocolate con leche. El proceso es exactamente el mismo solo que el chocolate se tiene que fundir esta vez a 30º.

Finalizamos con la mousse de chocolate negro que tenemos que fundir a 32º.

Para montar los vasitos nos ayudamos de tres mangas pasteleras, una para cada mousse, a las que haremos un agujero pequeño, no muy grande para controlar mejor cuando distribuyamos la mousse en los vasos.

Empemos haciendo una capa de chocolate negro, seguimos con el chocolate con leche y acamos con el blanco. Esto para cada vasito (da para unos 8 más o menos). Cada vez que ponemos una capa dejamos enfriar los vasitos en el congelador.

El orden de los chocolates es por el contraste de texturas. El blanco es más líquido y el de chocolate negro más compacto. El contraste en el paladar es una maravilla. Al montar los vasos, intentamos que los niveles de mousse sean parecidos para que queden equilibrados y bonitos a la vista, también intentamos no ensuciar los vasos. Si nos ocurre, esto pasa, podemos pasar un papel de cocina con cuidado. Si al acabar una capa damos unos golpecitos al vaso, ayudaremos a distribuir mejor la mousse.

Se puede acabar decorando con nata o con chocolate. Yo los acabé con un crujiente de praliné, otra delicia de Hofmann.

Ya me diréis qué mousse os gusta más. En casa cada uno como los tres ositos. A mi pareja la blanca, a mi hijo la que lleva leche y a mi la negra. La peque devoró las tres sin discriminación.


12 comentarios

  1. Realment el problema amb el que us trobeu els nanos i les famílies davant d'aquest sistema educatiu, que està demanant a crits ser canviat d'una vegada, és una autèntica pena. Són més els que es troben en aquest problema que ens expliques, que no a la inversa. Tots s'haurien de senir a gust, aprendre i anar endavant per aconseguir fer i ser el que realment volguessin i per culpa d'aquest sistema, a molts els costa molt aconseguir-ho i d'altres es queden pel camí... La culpa no és vostre i feu tot el que està a la vostra mà perquè pugui aconseguir-ho tot, i ell ho sap. Tant de bo que aviat tot això es solucioni... :(

    I què dir d'aquest postra que ens portes avui? Doncs que a mi també va ser dels que més em van agradar i a casa va ser dels que també van tenir més èxit! I és que és una autèntica delícia! El contrast de les tres xocolates, la textura lleugera que té i aquest cruixent de praliné al damunt... totalment irresistible! I no és una recepta tant difícil, ja veuràs com la gent s'animarà a fer-la i els sortirà genial, i aquestes fotos amb la nova càmera estant molt bé, dona! De qui dos dies ja la tindràs per mà ;)

    Et van quedar deliciosos, segur, i jo com la teva parella, em quedo amb la xoco blanca :P

    Un petonet bonica i ànims!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema és que qüestions que no haurien de ser un problema acaben diagnosticant-se com a tal i amb nens etiquetats, desmotivats i infeliços en plena infància. Per les famílies és un desgast impressionant, tan psicològic com econòmic i acaba tenint un impacte fort. Jo cónec parelles que s'han separat. En fi, el postre sí, és impressionant. El contrast de textures no té descripció. Un petonàs bonica

      Eliminar
  2. Taças tão gulosas, combinação perfeita, uma delicia.

    beijinhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigada Sandra, é certo uma delicia. Bejinhos :-)

      Eliminar
  3. No podría estar más de acuerdo contigo, en lo relativo al cole.

    No tengo hijos, pero en mi entorno puedo ver los estragos del sistema educativo estandarizado y normativizado donde además de no impartir conocimientos prácticos para la vida, como inteligencia emocional o gestión doméstica, cosas que de verdad te ayudarán más que saber recitar los ríos de Palencia, los niveles son iguales, e injustos.

    Pero claro, vete al ministro y explícale lo de la igualdad que no es lo mismo que la equidad y tampoco que la justicia, a ver que te cuenta un señor que habla de competitividad en el primer párrafo de la ley educativa que se aplicará desde párvulos hasta adolescentes.

    Sin comentarios.

    Los tres chocolates, como siempre, estupendos. Los he hecho miles de veces en miles de formatos, no fallan nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, deberían enfocar un poco más la inteligencia emocional. Una persona segura de si misma será una persona de mucho más éxito que no las personas inhibidas, desmotivadas o frustradas que están generando. Totalmente de acuerdo. Lo sufro de forma directa pero también he visto un montón de crios con unas capacidades impresionantes fracasar. Y esto al final como no es un talento desperdiciado para el país. Muy triste. Si ya has hecho este postre, ya sabes que es éxito asegurado. Me encantará saber con qué otros formatos los haces. Un beso

      Eliminar
  4. Joooooooo, esto lo tengo que hacer yo....qué ricooooooo, con esto se te van todas las penas reina.
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, sería una solución darles chocolate al Wert and cia a ver si se iluminaban un poco. Está muy, muy rico Maria Luisa. Y no lo digo por decir. Es una auténtica delicia. Y no es tan complicado si te organizas. Además si te apetece solo haces una mousse y listo. Aunque el contraste de las tres es genial. Un beso

      Eliminar
  5. El sistema educatiu espanyol es una "merda" perdó per l'expresió. Com tu dius, no te cabuda la diferència, sigui per a munto, o per avall.
    El trio de xocolate m'encanta i seguro que el faré ;)
    En quant a la càmera... a mi em pasa el mateix. Aviat farà un any que tinc la rèflex i no he pogut posar-me a estudiar-la... i mira que tinc
    el curs fet amb la Jackie Rueda (el vaig fer abans de compra la càmera). A veure si trec temps i em poso.
    petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, sino hi ha res a perdonar! Jo diria més: és una p...merda :-) La diferència no existeix però desprès parlen de competència i excel.lència. Potser es refereixen competències per a la corrupció, perquè si no veuen que el talent es cultiva des de petits, que sino molts ja no arriben a l'institut i que s'ha adaptar l'educació al ritme de cadascú malament. Jo crec que darrera hi ha problema de complexes nacionals que quan veiem a algú que sap més l'hem d'humillar. Noia, cal que probis aquest trio. De veritat que no exagero quan dic que està boníssim. I en quan a la camara jo ja he fet varis de cursos però acostumar-se a una càmara així és un món. Però no penso desistir ;-) Un petonàs bonica

      Eliminar
  6. Hola! Hoy he visto la versión de este postre en pastel, de la Hofmann y tengo una duda. Sabes como podría hacer para montarlo? Para juntar las mousses en tres pisos uniformes con la base de praliné. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carla, no he visto cómo es el pastel que montar. Pero yo haría la base de praliné, la cortaría con un aro de 18cm por 4 de alto. Dejaría la base dentro y cubriría el aro con un rodavit, que es el plástico que va alrededor del pastel y que muchas pastelerías dejan aún. Luego rellenaría exactamente igual que en los vasos las mousses y al congelador. También puedes poner una capa de mousse, dejar cuajar un poco en nevera, y poner la otra y así. Un beso

      Eliminar